miércoles, 24 de agosto de 2011


Puedo sentir miles de sensaciones pero ninguna de ellas es igual. La mejor de todas es poder rozar tus labios, besarte. Sin duda es algo verdaderamente hermoso y más cuando se trata de ti y de mi. El tacto de tu lengua con la mía es una pérdida de control, mi corazón late cada vez más fuerte y siento que el mundo se desvanece a mi alrededor. Tu fuiste la persona que me besó por primera vez y también quiero que seas el último. Estaba tan nerviosa por que llegase ese momento, el momento de mi primer beso... Contigo fue todo rodado, fue especial. Estábamos tu y yo sentados en el banco de nuestro parque favorito cuando de repente me dijiste que me querías y entonces fue cuando desvié mi mirada hacia ti y por ese instante pensé que todo era perfecto, luego tu me miraste a mi con esos ojos extremadamente azules y se me cortó la respiración. Tu mano fría se deslizó por mi mejilla de forma suave y poco a poco me fui acercando a ti más y más hasta que lo sentí, sentí tu beso, sentí como el calor se apoderaba de mi cuerpo, sentí como la sangre fluía por mis venas, sentí algo que nunca antes había sentido, perfección en aquel instante.


1 comentario: